Inicio

Tlaxcala

Atractivos

Gastronomía

Tradiciones

Hoteles

Multimedia

Eventos

Basílica de Nuestra Señora de Ocotlán

Este Santuario se localiza en la localidad de Ocotlán, en el municipio de Tlaxcala. Tuvo su origen en el año de 1541 a raíz de la aparición de la Virgen María a un indígena llamado Juan Diego Bernardino.

La Tradición cuenta que el milagro ocurrió en un bosque de ocotes, donde la Virgen formó un pozo de agua curativa. Enterados del suceso, los religiosos descubrieron en el interior de un árbol corpulento la imagen de la Virgen, que se llevó a la entonces Capilla de San Lorenzo.

Para 1670 comenzó la cimentación del nuevo templo, dedicado ya a Nuestra Señora de Ocotlán, y en los años subsecuentes se construyeron el presbiterio, el crucero, la cúpula y la antigua sacristía, que actualmente se conoce como antesacristía.

Hubo tres capellanes constructores, pero se atribuye al bachiller Manuel de Loayzaga (1716-1758) la erección del Camerín, "cumbre del llamado barroco tlaxcalteca", así como la mayor decoración del santuario, obra de Miguel José de Santa María y el indígena Francisco Miguel Tlayoltehuanitzin.

El atrio funcionó antes como cementerio, pero en 1956 se construyó la explanada y se sustituyó la antigua barda atrial por una estructura de 26 arcos invertidos.

La fachada del Santuario, elaborada entre 1760 y 1790 con ladrillo recortado y argamasa, semeja un gigantesco retablo donde destacan las columnas de estilo barroco estípite y las esculturas de los cuatro doctores teólogos, los doce apóstoles, los siete arcángeles, San José y San Francisco de Asís.

La decoración converge en la ventana del coro, que simula una estrella, y en ella sobresale la imagen de la Virgen María en su advocación de la Purísima Concepción.

Dos torres gemelas con 33 metros de altura encuadran la fachada. En cada una existen 20 columnas decoradas con parras y uvas, a las que coronan un cupulín y una cruz de hierro forjado.

El conjunto se complementa con dos construcciones: la Capilla de Guadalupe y el Portal de Peregrinos, ubicados a izquierda y derecha, respectivamente.

En el interior, la bóveda de lunetos se apoya en cuatro arcos adornados y su remate es una concha de yesería dorada, mientras que en los extremos de la nave existen seis nichos con igual número de lienzos, alusivos a la aparición de la Virgen.

En el transepto izquierdo está un retablo nazareno de estilo barroco dedicado a la pasión y muerte de Cristo, en cuyo centro resalta una imagen de la Virgen de la Piedad. En el transepto derecho se encuentra el retablo dedicado a la Virgen de Guadalupe, cuya escultura, talla en madera estofada del siglo XVIII, aparece en el centro.

El nicho superior está ocupado por las imágenes de San José y el niño Jesús, que fueron traídas de Napoles, Italia, en la misma época.

El retablo mayor, de estilo barroco, está adornado por conchas, cadenas de flores, guirnaldas de granadas, festones y cestas con arreglos vegetales que acompañan a 17 esculturas de cuerpo entero, 18 ángeles y 33 medianas y pequeñas tallas, todas policromadas y estofadas, que en conjunto forman una página bíblica.

El nicho, en forma de linterna antigua, está elaborado con plata cincelada, al igual que el sagrario que le sirve de base y las lámparas de sus extremos.

Éste es el marco de la imagen principal, la Virgen de Ocotlán, que es una talla en madera de ocote, de una sola pieza, policromada y estofada.

El camerín, habitación octagonal donde se viste a la Virgen para grandes ocasiones religiosas, fue ideado por el teólogo Loayzaga y ejecutado por el indio Francisco Miguel durante 25 años, a partir de 1715.

Su decoración, a base de oros primitivos y de extraordinaria policromía, se extiende ampliamente sobre todo el recinto, sostenido por ocho columnas salomónicas en cuyos capiteles se encuentran otros tantos ángeles que portan insignias de la concepción de la Virgen.

Ocotlán es también uno de los mayores centros de fe en México, al que millones de peregrinos han acudido desde mediados del siglo XVI, y cuya principal festividad se celebra el primer y tercer lunes del mes de mayo, cuando se efectúa la tradicional procesión de la imagen milagrosa por la capital tlaxcalteca.

 

Galería

 

 

Recorrido Virtual 360°

 

Ver en pantalla completa

 

Ubicación