Inicio

Tlaxcala

Atractivos

Gastronomía

Tradiciones

Hoteles

Multimedia

Eventos

Olmecas Xicalancas

Escucha el Podcast:

Teotihuacán estuvo a la cabeza de las ciudades teocráticas mesoamericanas y su caída marcó el fin de este período.

En Tlaxcala al período teocrático le corresponden dos fases. En la primera se experimentó un auge cultural. Desaparecieron las aldeas dispersas y la población se concentró en centros urbanos que contaban con plazas, calles, centros ceremoniales y tumbas.

A pesar de ser una gran cultura local, empezó a decaer porque la mayoría de los artesanos y otras personas se fueron a vivir a Teotihuacán, atraídos por la prosperidad y el trabajo que había en esa gran ciudad religiosa y comercial.

En la segunda fase hubo mayor auge en la agricultura y relativa paz en el centro de Tlaxcala. En otros puntos de la región no ocurría igual, sobre todo en la región de Nativitas, donde la invasión de los Olmecas-Xicalancas ocasionó intranquilidad y luchas por el poder y la tierra.

Los Olmecas-Xicalancas provenientes de la costa eran mercaderes que controlaban las mercancías provenientes del Golfo de México y del sureste. Se establecieron en Tlaxcala sin encontrar ninguna resistencia porque la zona se hallaba despoblada.

Su capital se situó en la fortificación de Cacaxtla, en lo alto de un cerro, donde se han encontrado pirámides muy importantes y pinturas que dan testimonio de las luchas que libraron con otros grupos.

También formaron pequeñas ciudades-fortalezas alrededor de su capital, como Xochitécatl y otras en el área de Calpulalpan, situadas al norte del Estado. En esa época los Olmecas-Xicalancas tomaron Cholula y dominaron la altiplanicie poblano-tlaxcalteca.

Entre los años 700 y 1100 algunos grupos de Toltecas, integrantes de otra gran cultura de Mesoamérica cuyo auge fue posterior a la Teotihuacana, se establecieron en Cholula, en Tlaxcala y en sus alrededores.

Esos grupos Toltecas vivieron esclavizados por los Olmecas-Xicalancas hasta que, con ayuda de los Otomíes, no sólo se emanciparon sino que los vencieron.

Parte de esos Otomíes se establecieron principalmente en Atlangatepec, Hueyotlipan, Tecoac, Huamantla, Atlihuetzía y Xaltocan. Uno de esos grupos, muy influidos por los Huastecos, ocupó el centro norte del estado, dando origen a Tlaxco.