Inicio

Tlaxcala

Atractivos

Gastronomía

Tradiciones

Hoteles

Multimedia

Eventos

Reforma

Escucha el Podcast:

La política expansionista de Estados Unidos de América alrededor del año 1830, originó la guerra con México, en la que éste perdió más de la mitad de su territorio.

En esta guerra sobresalió la figura del liberal Tlaxcalteca coronel Felipe Santiago Xicohténcatl, principalmente en la batalla de la Angostura, único gran combate que dieron los Mexicanos en forma ofensiva y en el que, al mando del general Santa Anna, hicieron retroceder al invasor, pero Xicohténcatl quedó gravemente herido.

Al restablecerse fue ascendido a teniente coronel, organizó el Batallón de San Blas e intervino en la defensa del Castillo de Chapultepec. En esa famosa acción murió Xicohténcatl, el 13 de Septiembre de 1847, al igual que muchos soldados y jóvenes del Heroico Colegio Militar.

Al terminar la guerra contra Estados Unidos, el gobierno mexicano no tenía dinero, Santa Anna regresó al mando y se convirtió en dictador, vendió La Mesilla, reprimió y desconoció a los liberales.

Como respuesta Juan Álvarez se levantó en armas y encabezó la Revolución de Ayutla, que derrocó a Santa Anna definitivamente y condujo a los liberales al poder. El Lic. Guillermo Valle se encargó del gobierno del territorio y en 1857 se convirtió en el primer gobernador constitucional de la entidad, apoyado por el coronel Miguel Lira y Ortega, quien luchó para que Tlaxcala recibiera la categoría de Estado.

Cuando Tlaxcala fue nombrado Estado se instaló el Congreso local que, el 30 de Septiembre de 1857, dió su primera Constitución Política a Tlaxcala.

La guerra de tres años, también llamada de Reforma, duraría de 1858 a 1860. Benito Juárez, liberal y Presidente Constitucional de México, estableció su gobierno en Veracruz y dictó varias de las "Leyes de Reforma". Mientras tanto los conservadores se habían apoderado de la capital de México y dictaban leyes contrarias a la orden constitucional.

En 1859 el general Carbajal, al frente de su ejército atacó a los conservadores en forma contínua, estableció su cuartel general en Cerro Blanco, cerca de Tlaxcala y prestó ayuda al general González Ortega y a otros jefes militares.

Al finalizar la guerra de Reforma, González Ortega, al frente de 30 mil hombres, entró en la ciudad de México el 1o. de Enero de 1861. El Presidente Juárez, con su gabinete, hizo lo mismo 11 días después.

Tlaxcala premió al general liberal González Ortega declarándolo Ciudadano Tlaxcalteca. Mientras tanto los liberales Doroteo León y Rafael Cuéllar se encargaron de desalojar a los conservadores que quedaban en el estado.