Inicio

Tlaxcala

Atractivos

Gastronomía

Tradiciones

Hoteles

Multimedia

Eventos

Tlaxcala y sus Señoríos

 

Antes de la llegada de los españoles, el territorio que hoy ocupa el municipio de Tlaxcala, se encontraba dividido en cuatro áreas principales llamadas "señoríos", estos eran TEPECTIPAC, OCOTELULCO, TIZATLÁN Y QUIAHUIXTLÁN, que juntos formaban una Confederación.

En 1519 llegan los españoles al mando de Hernán Cortés, quien a su paso por estas tierras fue combatido primeramente por los ejércitos tlaxcaltecas al mando de Xicohténcatl Axayacatzin (El joven), para posteriormente el 23 de septiembre del mismo año pactar una alianza militar que tuvo como consecuencia la caída del imperio de Tenochtitlán dos años después.

Las primeras construcciones de la Ciudad de Tlaxcala tuvieron su asentamiento en el Valle de Chalchihuapan, territorio cedido por los señores de Tizatlán y Ocotelulco donde en el año de 1525 por orden del Papa Clemente VII se edificó la Ciudad de Tlaxcala de Nuestra Señora de la Asunción.

Los tlaxcaltecas conservaron su antiguo gobierno, sus tierras, el derecho de portar armas y montar caballos; se les consideró hidalgos en la facultad de anteponer a sus nombres el título de "don", se les eximió el pago de tributos y se les concedieron otros privilegios.

A esta Ciudad se le nombró sede del primer obispado de la Nueva España y se le otorgó un escudo de armas, además del nombramiento de "MUY NOBLE Y MUY LEAL CIUDAD DE TLAXCALA".

En 1524 llegan a Tlaxcala los doce frailes franciscanos iniciadores de la conquista espiritual, construyendo con ayuda de mano de obra indígena, Capillas Abiertas y once austeros Conventos, trabajo que concluye al finalizar el siglo XVI; destacando los Conventos de esta ciudad, Tepeyanco, Atlihuetzía y Huamantla.

En Tlaxcala se conservan edificios civiles y religiosos de los siglos XVI y XVIII, legado artístico e histórico que hoy en día puede ser apreciado por propios y extraños.