Inicio

Tlaxcala

Atractivos

Gastronomía

Tradiciones

Hoteles

Multimedia

Eventos

Carlos Cea y Díaz

Nació en la ciudad de México, donde ha radicado siempre con su madre Doña María Eugenia Díaz de Cea y su padre Don Carlos María Cea y Moctezuma.

Sus estudios de primaria y secundaria los cursó en diversos colegios particulares y oficiales de la capital y los estudios profesionales en la Escuela Bancaria Comercial.

Alternó su trabajo como profesionista con su incipiente carrera artística, estudiada con profesores particulares de gran prestigio.

Como poeta fue nominado candidato al Premio Nacional de Literatura en 1985.

Fue distinguido en el Estado de Tlaxcala por la autoría de la Letra y Música del Himno Oficial del Estado. Asimismo se le otorgó la ciudadanía tlaxcalteca, sin haber nacido en la entidad.

Declamador profesional y cantante.

Fue fundador, director, arreglista e integrante del Cuarteto Arpeggio, que intervino en muchos programas de la XEW, XEQ y Televisa, alternando con personalidades como Agustín Lara y Consuelo Velázquez.

 

Himno a Tlaxcala

Como el sol que corona el Matlalcuéyetl

con un halo de luz casi divino,

es Tlaxcala el futuro esplendoroso

que te forja invencible nuestra Fé.

Tu pasado de gestas prodigiosas

que ilumina imponente tu destino,

es la fuerza que impulsa vigorosa

el anhelo creador de nuestro ser.

Chichimecas aguerridos te fundaron

y su sangre en nuestras venas se heredó

y fue el choque brutal con el hispano

el crisol que tu espíritu forjó...

Fuiste cuna sin par del mestizaje

que en la Patria naciente floreció...

¡Tú fundiste el acero y el plumaje!...

¡Fuiste tú la raíz de la Nación!...

Como el sol...

Hoy las armas que esgrime nuestra lucha

son las armas de Paz y de Amistad,

del esfuerzo fecundo que florece, en el logro de pan con dignidad...

Y el arrojo del joven Xicohténcatl

y la fuerza indomable en Tlahuicole

¡Son la herencia que alienta en nuestra raza

nuestro heroico afán de Libertad!

Como el sol...

¡Sea en su gloria, guerreros tlaxcaltecas

nuestro esfuerzo y trabajo ... y nuestra fe! ...